LA OBRA DE CRISTO EN LA CRUZ

 

Propiciación, sustitución, la justicia de Dios, etc.

 

¿Qué es para el mundo y qué es para el creyente?

 

R. A. H.

 

 

NOTA: Este libro está en preparación, y se irán presentando fragmentos del mismo

 

 

Capítulo 7   MUERTO POR TODOS, SANGRE DERRAMADA POR MUCHOS

 

 

Cristo llevó solamente los pecados de los creyentes, y se habla de su sangre únicamente como derramada “por muchos”

 

 

EL  MUNDO

 

 

LOS CREYENTES SOLAMENTE

 

PROPICIACIÓN

   “Propiciación… por el mundo” (1.ª Juan 2:2)

   No se dice que Él sea la propiciación por

   los pecados del mundo

Propiciación por nuestros pecados” (1.ª Juan 2:2; 4:10)

ADQUISICIÓN (*)

ADQUISICIÓN

 

     “Compró el campo” (Mateo 13:44)

     “Negarán al Señor que los rescató (lit.:   

     compró)” (2.ª Pedro 2:1)

 

     No se dice que Él los haya comprado con   

     su propia sangre

 

SUSTITUCIÓN

 

“La iglesia del Señor, la cual él ganó (compró) por su propia sangre” (Hechos 20:28).

RESCATE

RESCATE

 

     “Rescate por (huper = “en favor de”) todos   

     (1.ª Timoteo 2:6)

 

SUSTITUCIÓN

 

“Rescate por (anti = “en lugar de”) (**) muchos” (Mateo 20:28: Marcos 10:45)

LA MUERTE DE CRISTO

RESCATE

 

     “Murió por (huper = “a favor de”) todos” (2.ª  

     Corintios 5:15)

 

     No se dice que Él haya muerto por los  

     pecados de todos

 

SUSTITUCIÓN

 

“Murió por (huper = a favor de”) nuestros pecados” (1.ª Corintios 15:3).

LLEVÓ LOS PECADOS

 

 

     No se declara que Él haya llevado los  

     pecados de todos

 

     No se declara que Él haya llevado el 

     pecado de todos

 

SUSTITUCIÓN

 

“Llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1.ª Pedro 2:24)

 

“Llevó el pecado de muchos” (Isaías 53:12)

LA SANGRE DE CRISTO

 

 

     No se declara que Él haya derramado su  

     sangre por todos

 

 

 

 

     No se declara que Él haya lavado a todos  

     con su sangre

SUSTITUCIÓN

 

“Sangre derramada por (peri = “respecto de”, Marshall) muchos para la remisión de los pecados” (Mateo 26:28)

“Sangre derramada por (huper = a favor de”) muchos (Marcos 14:24)

 

“Nos lavó de nuestros pecados con su sangre” (Apocalipsis 1:5)

REDIMIDOS

 

 

     No se declara que el mundo haya sido  

     redimido por su sangre ni por ningún  

     otro medio.

 

 

SUSTITUCIÓN

 

“En quien tenemos redención por su sangre” (Efesios 1:7)

 


 

NOTAS

 

(*) Recuérdese que “adquisición” implica que Cristo compró TODO mediante su muerte (pero no redimió a todos)

 

(**) El “por” es “en lugar de” (anti) muchos. Se trata de estricta sustitución. Cuando todos son contemplados, como en 1.ª Timoteo 2:6, se dice simplemente “en favor de” (huper) todos.

 


 

ALGUNAS OBSERVACIONES

 

Respecto a la manera en que la Escritura habla de estos asuntos, observamos lo siguiente:

 

  1. ¿Por qué no aprendemos a partir del sistemático silencio de la Escritura (en cuanto a que ella no dice que Cristo murió por los pecados de todos, ni afirma que Él llevó el pecado de todos en Isaías 53) que Cristo no llevó los pecados de todos en la cruz?
  2. ¿Por qué no aprender a partir de las delimitaciones sistemáticas de la Escritura que, en correspondencia con ese sistemático silencio, los pasajes que hablan de los pecados que Cristo llevó, hablan sólo de los pecados de muchos, y no de todos?
  3. Incluso en el caso de los judíos en Isaías 53 existe esta delimitación. Cristo no llevó los pecados de todos ellos.
  4.  ¿Por qué no aprender a partir de las delimitaciones sistemáticas de la Escritura que, en correspondencia con ese sistemático silencio, los pasajes que hablan de la sangre derramada de Cristo, sólo lo hacen con referencia a muchos, y no a todos?
  5. Y muy notable es el hecho de que la iglesia de Dios fue comprada o adquirida con la sangre de su propio (Hijo).
  6. Por ende, hay una notable diferencia respecto de “rescate por muchos”, lo cual provee una confirmación adicional al hecho de que la verdadera sustitución es vista en la expresión “en lugar de (anti)” muchos, que no es el caso de “rescate por todos”.
  7. Y si bien Cristo murió por todos, y murió  por nosotros, es notable que sólo se diga con referencia al creyente que Cristo murió por nuestros pecados.
  8. Incluso respecto a la propiciación, se establece una delimitación: mientras que hay una propiciación por el mundo, hay propiciación por nuestros pecados.
  9. Así, pues, la justicia de Dios es hacia todos, como la propiciación es para el mundo, pues Cristo murió por todos; pero la justicia de Dios es sobre aquellos que creen (Romanos 3:22), los justos, esto es, aquellos cuyos pecados Cristo llevó de forma sustituta, los “muchos” por quienes Su sangre fue derramada.

 

(Continuará)

 


 Inicio | E-mail